El lifting no pasa de moda, a día de hoy sigue siendo una de las técnicas estéticas más demandadas, uno de los tratamientos estrella a la hora de combatir el envejecimiento facial, a partir de los 45-50 años, sobre todo cuando éste va acompañado de flacidez.

Famosos y no famosos han sucumbido a los resultados de un lifting frontal de cejas cuyo principal objetivo es una cirugía encaminada a corregir la caída de las cejas, tratar las arrugas frontales y mejorar el aspecto del tercio superior de la cara, aportando una mirada joven y despejada.

Tanto el envejecimiento, como factores genéticos, el sol o el tabaco, pueden producir la caída de las cejas y la aparición de arrugas, y con ello avejentar el tercio superior de la cara y dar aspecto de mirada cansada.

Diferencias entre lifting frontal y blefaroplastia

El lifting frontal es un procedimiento quirúrgico que aborda la frente y las cejas, reafirmando y elevando los tejidos para reducir arrugas y caída de cejas. Por otro lado, la blefaroplastia se enfoca en los párpados, eliminando el exceso de piel y grasa para rejuvenecer la apariencia de los ojos. Aunque ambos tratamientos buscan rejuvenecer la zona facial, el lifting frontal se centra en la frente y cejas, mientras que la blefaroplastia se concentra en los párpados. La elección entre ambos depende de las áreas a tratar y las preocupaciones estéticas individuales.

 

Recupera la tersitud de tu piel facial

Este lifting frontal  de cejas puede realizarse de forma aislada o asociarse a un lifting de tercio medio o inferior (cuello), devolviendo a la cara la firmeza perdida y rejuveneciendo el aspecto global de la misma. Aquellas personas que se han sometido a este tratamiento muestran un elevado nivel de satisfacción y unos resultados espectaculares, prolongados en el tiempo durante bastantes años.

Gracias a este tratamiento, el rostro recupera naturalidad, una lozanía y tersitud que en ocasiones parecían perdidas. La mejora es visiblemente apreciable.

Cuidados postoperatorios 

Tras la intervención es normal que aparezca hinchazón facial y algo de morados, que con el paso de los días se va recuperando. No es necesario llevar vendajes tras el alta.

Te recomendamos no practicar deporte extenuante ni grandes esfuerzos hasta pasados 1 ó 2 meses, así como limitar la exposición solar directa. También es importante comer alimentos saludables para promover la cicatrización y beber suficiente agua.

Durante todo el periodo de post operación controlaremos la evolución de las cicatrices y te daremos directrices durante los controles en la consulta, proporcionándote una guía para el cuidado postoperatorio.

Te esperamos en Clínica Klenner, tu clínica de cirugía estética en Valencia